Piramidología

El término piramidología se usa para indicar teorías más o menos racionales sobre las pirámides de Egipto, en particular la gran pirámide de Keops, las estructuras monumentales precolombinas, presentes en América del Sur o los templos del sudeste asiático.

Los misterios de las pirámides

La visión de la pirámide resulta ser limitada y engañosa, si no consideras el potencial energético contenido en la forma misma de la pirámide. A partir del estudio de estas estructuras, se observó que su posición no era aleatoria sino que estaba diseñada para alinearse con los cuatro puntos cardinales. El motivo de esta elección tiene sus raíces en la mitología antigua, en la que el norte era considerado el lugar de ascenso del alma y por ello algunas estructuras de gran tamaño, como la pirámide de Giza, tenían sus entradas orientadas al norte. La geometría de esta forma se indicó como un poderoso símbolo de elevación espiritual, un punto de encuentro entre la Tierra y el universo.

No solo es sorprendente la precisión en la orientación terrestre de las pirámides, sino también su posición relativa a las estrellas. Gantenbrink y Bauval, durante sus respectivos reconocimientos de la Gran Pirámide de Giza, descubrieron que el eje sur de la Cámara del Rey, apuntaba hacia el Cinturón de Orión, asociado con el dios Osiris, mientras que el eje de la Cámara de la Reina, apuntaba hacia la estrella Sirio, vinculada a Isis. Todas estas evidencias muestran cómo estos monumentos no se construyeron únicamente mirando la vida terrenal, sino que ocultan la intención de abrir un canal de comunicación con dimensiones superiores del universo.

La perfecta estructura de las pirámides también se considera la clave para poder transmitir energías cósmicas, a través de un sistema de recepción y transmisión de alta precisión. Para comprobar esta tesis, se realizaron mediciones mediante técnicas de radiestesia, que confirmaron la presencia de ondas magnéticas en el interior de las estructuras piramidales. La posibilidad de que estas propiedades también pudieran producir influencias beneficiosas sobre los seres vivos, fue una hipótesis examinada a lo largo de nuestra historia. Durante las fases experimentales, se asumió la importancia de insertar en la base de la pirámide el llamado “concentrador”, que es un dispositivo fabricado en metal antimagnético, que permite amplificar la energía presente en la estructura.

La primera evidencia de los beneficios en humanos

Tras los primeros descubrimientos, se empezó a experimentar en el ámbito humano. Los primeros sujetos sometidos a un tratamiento en el campo magnético de la pirámide, notaron los primeros beneficios a los pocos meses, por ejemplo un descanso más regenerador, un aumento de la concentración y una revitalización general. Gracias a las influencias de la pirámide, se puede obtener una mejora psicofísica, basada en la recuperación de las energías naturales, existentes en cada ser vivo. De hecho, las pirámides proporcionan un arsenal de energías, las cuales se pueden utilizar en períodos de estrés o debilidad, tanto física como mental.

Un viaje que acaba de comenzar

El estudio de los ámbitos de aplicación del tratamiento piramidal, nos muestra cómo el camino de la piramidología acaba de comenzar y con el tiempo puede alcanzar nuevas metas en el campo holístico. De hecho, las estructuras piramidales se pueden utilizar para ayudar al equilibrio energético de las personas o utilizar su carga energizarte para purificar materiales, como los cristales. Además, estas estructuras se pueden combinar, para aumentar su potencial beneficioso, como con concentradores, tapones de acumuladores o puntas. Dentro de nuestro blog ofreceremos consejos sobre el uso de estas combinaciones y guías breves para alcanzar un nivel más profundo de serenidad y conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *